Cómo funcionan los ánodos de sacrificio?

Los ánodos de sacrificio para barcos son aquellos productos nauticos de abordo que protegen a los metales de la corrosión, lo cual le brinda una protección catódica por medio de metales más activos o con potenciales más electronegativos de la serie galvánica, como el zinc (Zn), aluminio (Al) y magnesio (Mg). En el mercado existen gran variedad de ánodos de sacrificio de todos los pesos y dimensiones que pueden servir para aplicarlos en cualquier metal que necesite ser protegido.anodo_de_sacrificio_lc_ref251019_0.jpg

 ¿Cómo funcionan los ánodos de sacrificio?

La corrosión electrolítica es el deterioro de los metales por medio de una corriente eléctrica que se da en los metales sumergidos de distinto potencial. Entre ellos se puede nombrar las sumergidas de las embarcaciones como la hélice, eje, pala del timón, quilla, deriva, casco, tuberías, depósitos, entre otros.

Los ánodos van funcionar protegiendo a estos metales de la corrosión electrolítica que se puede producir en agua dulce o salada. Esto sucede de esta forma: al poner en contacto eléctrico un ánodo de sacrificio con una estructura metálica, el ánodo actúa como cátodo, provocando que sea el ánodo el que se desgaste y corroa en lugar de la estructura.

Al observar que los ánodos se están desgastando, lo mejor es que se cambien por unos nuevos, dado que ya esté ha dejado de cumplir su función correctamente.

Ventajas y limitaciones de los ánodos de sacrificio

Los ánodos son de gran utilidad en nuestra embarcación, pues protegen a los metales, y brindan una serie de ventajas a nosotros como navegadores.

  • Se instala fácilmente.
  • Su mantenimiento es bajo.
  • Ofrece una uniforme distribución de corriente.
  • No hace uso de una fuente de corriente externa.

Como todos los elementos, existe una serie de limitaciones, las cuales son:

  • Suministra baja corriente.
  • Son ineficientes en ambientes de alta resistividad.

Tipos de ánodos de sacrificio

Al elegir el ánodo, se deberá tener en cuenta estos elementos:

  • Agua salada: ánodo de sacrificio de zinc. En el agua salada hay una resistividad relativamente menor, por ello, se usa ánodos de zinc. Las aplicaciones más comunes son: En el casco del barco, tuberías, motores marinos refrigerados con agua salada, hélices y timones.
  • Agua dulce: ánodo de sacrificio de magnesio. Donde la resistividad es mayor, el magnesio actúa adecuadamente, ya que tiene un potencial eléctrico más negativo. Se usa en los barcos que naveguen en aguas dulces.
  • Agua salobre: ánodo de sacrificio de aluminio. Posee un peso más ligero y una capacidad mayor que el zinc, por ello, su uso es adecuado si se instala con cuidado.

 

 

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s